La Ocupación

Desde niña me gustó mucho leer, desde entonces agarraba todas las revistas que mi mamá compraba para leerlas. A pesar de que no me gustaban los vestidos ni peinarme, siempre paraba en las editoriales, en la publicidad de las marcas que veía en las revistas de mi mamá, en los detalles de un Valentino. Siempre me gustó la moda aunque no fuera partícipe activa de ella, más allá de usar jeans y converse. Mi mamá me regaló mi primer clutch Louis Vuitton y fue un adiós al backpack y a los jeans raídos.

Todos consumimos moda, todos nos vestimos a diario, podemos dejar de comer pero no de vestirnos, podemos crecer con una t-shirt blanca y unos jeans y que todo cambie al comprar nuestra primera Vogue, leer las páginas que te cambian la percepción de todo, dónde no te dice cómo conquistar a nadie si no que asume que la vida que tienes es la vida que tu quieres tener. Al comprar mi primera Vogue a los 14 años y dejar atrás la época de Seventeen sabía que a pesar de ser todo lo contrario al glamour de esas revistas esa era mi mundo. Con presupuesto de Walmart y gusto de Chanel.

El estilo, ese es otro mundo totalmente diferente, porque  a pesar que todos consumimos moda el estilo es algo que desarrollamos, que viene adherido a nuestra personalidad. El estilo para mí siempre está en constante crecimiento. La moda cambia y repite cada cierto tiempo, dos veces al año tenemos las semanas de la moda, esas pasarelas que nos muestran las maravillas (y los desaciertos) de los diseñadores cada temporada. Dior, Valentino, Chanel, Alexander McQueen, Louis Vuitton, Elie Saab, Burberry, Prada, Missoni, Lanvin, Marni. Nombres que conozco, que admiro, y que me han hecho muy feliz. Hoy fue el desfile de McQueen, uno de mis genios favoritos y tuve piel de gallina todo el tiempo, porque aunque el no está su estilo me marcó y siempre será así, rebelde, transgresor, femenino, genial.

Por eso mi creencia, el estilo no se compra, se logra. Se nace con una semilla que podemos convertirla en un bosque, se nace con un estilo que desarrollamos a medida que crecemos. Creo fervientemente en el poder del vestido negro, de la camisa blanca, de los pumps, del jean navy. Mi guardarropa evoluciona pero mi estilo permanece y siempre ando buscándolo. Y escribo sobre él porque sé que forma parte de mi ADN. Mi ocupación es esa: la eterna búsqueda del estilo con eterna devoción hacia la moda.

One thought on “La Ocupación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s