Hoy y ahora

165_20393270289_5437_n

Luego de mi post acerca de los amigos, quería hablar de esas amigas que hice hace mucho tiempo y que aún son parte fundamental de mi vida, todas viven en diferentes países, todas hacen cosas distintas pero no me imagino mi vida sin ellas. Las conocí el primer día de clases de la universidad, en el 2002 y desde entonces aunque no hablo con ellas a diario, es como si el tiempo no pasara. No hay dramas, sólo la realidad de que nadie me conoce mejor, no hay problema que no tenga solución con ellas, no hay ausencia lo suficientemente larga como para sentir que algo cambió. Desde un diminuto problema de guardarropa hasta la peor discusión con mis papás. Ellas están presentes, en mi casa, en mi teléfono, en todo lo que hago.

171_15459835353_2059_n

Gracias a ellas entendí “que la distancia no importa”  como regla de vida. Vivo lejos de mi familia y de mis amigas. He cambiado de residencia lo suficiente como para entender que hay relaciones que no están supeditadas a la distancia o al huso horario. Hoy me enfrento de nuevo a la realidad de mudarme otra vez y en vez de estresarme asumí que esos afectos no cambian, solo crecen y que cuando estamos juntos físicamente no hay diferencias,  es como si el tiempo no pasó y la distancia es un número en kilómetros, es como volver a estar en ese salón de clases de nuevo hace 11 años.

216514_10150226545565664_5153189_n

El mayor de mis problemas con las amistades, era no entender lo que recientemente entendí, muchas relaciones no son para siempre, mucha gente pasa por tu vida y cumple una misión. Hay personas con quien puedes entenderte toda la vida como lo hacían al conocerse, conozco gente que aún es amiga de todos sus compañeros del colegio, conozco gente que solo se relaciona a nivel personal con su familia más cercana. Yo tengo la suerte de haberlas elegido a ellas y creo que más que una elección fue un designio que para toda la vida estas personas serían el hombro para llorar y quienes me hacen reír aunque estemos en las peores circunstancias. Todas las relaciones humanas empiezan con química, con cosas que nos hacen sentirnos felices, aceptados y hay gente que se mantiene así para toda la vida. Ese creo que es nuestro caso.

40905_477251560663_157306_n

Hablar de cambios nunca es fácil, pero llegan puntos donde lo más importante es disfrutar del viaje. Mudarme se ha convertido en parte de mi realidad y no afecta mi happiness project. Lo importante es tener en mente esta resolución “el problema no es el cambio, es tu reacción” mis relaciones con mucha gente siguen intactas y han sufrido distancias, el problema no es cambiar mi dirección por enésima vez, es entender que nada debe cambiar porque si no hay nada roto, no hay nada que arreglar. Uno de mis obstáculos para ser más feliz es que solía odiar los cambios, la falta de control es estresante para mi, pero hay que dejar ir y asumir las cosas con mejor actitud y saber que aunque cambie de nuevo de huso horario, hay gente que no sabrá la diferencia.

A ustedes, que saben quienes son, volvería fácil a ese salón de clases sólo por verlas a diario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s