¿Y tu para cuándo?

Ayer leí un artículo muy divertido acerca de cómo la sociedad impone ciertos estándares, te casas, tienes un hijo, tienes otro, compras una casa, envejeces, te mueres… Sólo de escribir esa oración me dio nauseas y y morí un poco de aburrimiento. Yo estoy en una edad dónde al tener casi 5 años de matrimonio y convivencia gitana pero feliz, las preguntas no cesan, desde gente que nos conoce hasta una doña en el súper diciéndome “no te preocupes, pronto llegarán los hijos” (ñora, thank you but no thank you)… En algún momento me han preguntado ¿Tienes casi 30 y para cuándo viene Belita o Jorgito?… Este… Este… No. Incluso mis amigas casadas y mamás pasan por esto, tienen un bebé e inmediatamente empiezan a preguntar por la parejita, ¿Acaso quien pregunta es quien va a  cuidar y a proveer para dicho ser, no verdad? Entonces, no pregunte.

Una de mis amigas que recientemente se convirtió en mamá es quien inspira este post, es mamá, es una parte fundamental de su vida pero sigue siendo mujer, se queja de la falta de sueño y de cosas que otras mujeres también se quejan pero que les apena decirlo… ¡Pueden juzgarlas por ser humanas!  judging-new-parents

Esas cosas me dan pánico, porque yo planeo tener una hija (en singular) y vestirla así.  d39b58fc1efe9e923e871001d7a609a6

A mi la idea de tener hijos siempre me ha llamado la atención, no es algo que descarto, es algo que en el tipo de vida que llevo yo, es imprescindible que se planifique. Sin embargo me da risa que mucha gente me ha acusado de superficial porque por ahora mi esposo, mi carrera, mi closet lleno de zapatos y Lola son lo más importante y tener hijos no está en mi plan inmediatamente. Lamento que mis planes de vida rompan un poco el molde este absurdo de tener 2 niñitos, la casa y etc. Mi carrera por ahora está dando un giro y es algo positivo, mi hija tiene 4 patas, pelo y ronca. Mi esposo y yo trabajamos para vivir como nos gusta. Y queremos que nuestro hijo humano (en singular) llegue a un hogar feliz, no me casé con el proveedor de la esperma, me casé con alguien con quien quiero compartir mi vida y esa es la historia que quiero que mi hijo o hija pueda contar.

Me pregunto si esa gente que juzga que no tenga hijos es de la que se casó con un productor de muchachitos  en vez de un compañero de vida. O si esas mujeres que juzgan a otras por su closet lleno de carteras y superficialidades en vez de ser madres abnegadas de un preescolar, estarán felices con las personas que se convirtieron. Juzgar por deporte no es sinónimo de ser la mamá del año. Dejar de ser una persona por convertirse en mamá, no es quien yo planeo ser. Juzgar a otras mujeres porque dejaron de trabajar y eligen quedarse en la casa, tampoco. Cada quien hace su molde y lo cambia a su antojo.

¿Se imaginan si en vez del cuento de la familia feliz  y tradicional nos inventamos otra cosa? Si eres mamá soltera y trabajas, si eres soltera con gatos, si eres ama de casa por elección y eres feliz, si no quieres tener hijos, si quieres adoptar, ¿Cuál es el problema? “Para que quieres encajar, si naciste para resaltar” (Dr. Seuss).

One thought on “¿Y tu para cuándo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s